A vueltas con el autoamor

A vueltas con el autoamor

Desde que adquirí un cartel luminoso con letras desmontables, cada semana escribo mi propio lema publicitario que coloco en la sala de yoga de Espíritu 23. En ocasiones reflexivo, en otras de contenido informativo, o sin más con intención cómica.

Escribir comentario (0 Comentarios)

El camino del yoga

Lo del yoga es como la adicción a las drogas. Las adicciones se abandonan por propia voluntad. Y solo por propia voluntad se engancha un@ al yoga, una práctica que atrapa. Por mucho que tu compañera de piso intente convencerte de las maravillas de estirar el cuerpo con posturas extravagantes, o que tu novio te proponga que le acompañes al centro de yoga, solo tú tendrás la llave que te franquea la puerta a este otro mundo.

Escribir comentario (0 Comentarios)

Visualización: "El grano de polen"

Hace años, después de una formación de yoga para niños bajo la maestría de la genial Christine McArdle, me sentí inspirado para escribir esta visualización que rescato en el blog. Es un humilde regalo que te hago, y que puedes leer en voz alta a tus pequeños, o a tus no tan pequeños, mientras relajan tumbados en el suelo o con los ojos cerrados imaginan ser tan livianos como un grano de polen. ¡Feliz viaje!

Escribir comentario (0 Comentarios)

visualizacion atardecer en el  lago

Hoy te propongo que te dejes llevar por la imaginación y te transportes a una tarde de verano, un lago calmado y una barca que navega a la deriva. Esta visualización está inspirada en el dolce far niente estival, la calma del descanso y el fluir sin rumbo fijo. Puedes leerla con calma, para tí o para otros, detenerte en los detalles y dejar que la mente flote sobre las aguas calmadas del lago.

Escribir comentario (0 Comentarios)

Las comparaciones son odiosas

Confiésalo, en ocasiones, cuando miras Facebook o te das una vuelta por Instagram, notas cómo se te va torciendo el colmillo, estás fuera de tus casillas: sientes algo parecido a envidia y resentimiento.... te comparas con la felicidad aparente de tus amigos y lanzas sobre ti un saco de críticas, reprochándote que tus vacaciones no son tan pistonudas como las del afortunado poseedor de los pies que, con el mar en el horizonte, lucen en tu muro. Eres un infeliz, tu vida social es patética y no hay nada digno que mostrar al resto de tus contactos.

Escribir comentario (0 Comentarios)